Rainer Heubach

"En la actualidad, los numerosos químicos y técnicos de los centros de desarrollo de Heubach perpetúan nuestra pericia química. Sus conocimientos sentaron la base para la internacionalización de Heubach".

Estimados amigos y amigas de Heubach:

A menudo me preguntan cómo ha logrado la familia Heubach continuar con este negocio durante más de tres generaciones. Creo que son varios los factores que han contribuido a ello, al igual que cierta dosis de suerte. Todas y cada una de las 18 generaciones han compartido la fortaleza adquirida gracias a su espíritu de innovación y a la curiosidad que da lugar. Esto ha contribuido decisivamente al hecho de que la familia ha ido abriendo nuevos caminos incesantemente durante los últimos seis siglos. La variedad de enfoques refleja la diversidad de sus caracteres así como las condiciones históricas cambiantes a las que ellos y su personal han tenido que adaptarse constantemente.

  • A finales del siglo XIV, la familia Heubach abrió el camino hacia el arte de la fabricación de cristal decorativo.
  • La familia Greiner (por parte materna) y Johann Simon Heubach fueron de los primeros en elaborar porcelana en Europa.
  • Johann Gabriel Heubach, un pionero en la producción de muñecas de porcelana, comenzó a exportar sus productos a Francia, Inglaterra e incluso a América.
  • Julius West y Eduard Heuäcker (por parte materna) fabricaban pigmentos antes de que se creara el gigante industrial alemán IG Farben y sentaron las bases para las actividades actuales de Heubach.
  • A finales del siglo XIX, el Duque de Brunswick premió la innovación tecnológica del personal de la fábrica de Heubach en Langelsheim.
  • Friedrich Louis Heubach puso en marcha el primer motor de vapor del estado alemán de Sajonia-Anhalt y recibió en la Exposición Universal de Viena en 1873 una medalla de oro del Emperador Francisco José por la extraordinaria calidad de sus pigmentos.
  • Karl Friedrich Heubach empleó tecnologías de procesamiento innovadoras para multiplicar por diez la producción.
  • Mi padre, Hans Joachim Heubach, desarrolló conceptos tecnológicos que atrajeron a científicos de renombre de la talla de Franz Munk (teoría Kubelka-Munk). Al igual que sus predecesores, la visión de futuro y la innovación fueron los factores que le permitieron reconstruir en tres ocasiones la empresa que heredó para hacer frente a poderosos hechos históricos.

A día de hoy, los numerosos químicos y técnicos de los centros de desarrollo de Heubach en Europa, Asia y América son los responsables de perpetuar la vasta pericia química de Heubach. En los años 80, estos conocimientos supusieron la base para la internacionalización de Heubach, al igual que para su diversificación en los años 90. El entusiasmo de nuestros empleados por las mejoras tecnológicas y las cada vez mayores mejoras medioambientales ha contribuido a hacer que los colores brillantes estén a disposición de todo el mundo y no solo de la realeza o de las clases pudientes. Esto les hace merecedores de nuestro agradecimiento y reconocimiento. Pero es a nuestros clientes a los que quiero dar las gracias en especial. A todos los que utilizan pigmentos de Heubach en revestimientos, plásticos, tintas de impresión, materiales que se integran en nuestros hogares, en nuestros coches, ropas, revistas y mucho más para aportar color a nuestras vidas. 

Rainer Heubach